Policía bueno, policía malo

Cualquiera que haya crecido viendo series y películas de policías conoce el juego. En un interrogatorio entran dos policías, uno se hace el rudo, el otro quiere arreglar las cosas “por las buenas”. El policía bueno se pone de parte del interrogado para protegerlo de su compañero que parece “una bala perdida”. ¿Dónde están los policías buenos en Colombia?

Desde el pasado 21 de noviembre, Colombia afronta un momento de paro nacional, marchas y protestas sociales por temas como la educación, la salud, las reformas pensional, laboral y tributaria que le atañen a toda la ciudadanía por igual. El presidente, Iván Duque, ha demostrado pocas capacidades para gobernar y casi ninguna para resolver el momento de crisis en el que se encuentra el país.

Y la situación se complicó, el 23 de noviembre, un miembro del Escuadrón Móvil Anti Disturbios (Esmad), disparó a la cabeza (le apuntara o no, a corta distancia) de un estudiante de colegio, Dilan Cruz. Cruz luchó por su vida durante tres días y finalmente falleció el 25 por la noche. La consigna de las manifestaciones ahora es “Dilan no murió, a Dilan lo mataron” o “A Dilan lo mató el Estado”. La realidad es que a Dilan lo mató un miembro del Esmad, quien finalmente haló del gatillo, pero es un dedo que obedece a una línea de mando de autoridades civiles que incluye al alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, al nuevo ministro de defensa, Carlos Holmes Trujillo y al ya citado presidente de la República.

Sobra decir que Cruz y quienes le acompañaban se encontraba protestando de manera pacífica ese día. Como es una costumbre vieja, el Esmad comenzó a lanzar gases lacrimógenos y bombas aturdidoras para dispersar a los manifestantes. Parece que esa es la orden que les han dado, “tiren la primera piedra”.

La Policía Nacional de Colombia es una de sus instituciones más antiguas, fundada en 1888, y con más de 130.000 miembros activos en la actualidad. Su “fin primordial es el mantenimiento de la convivencia como condición necesaria, para el ejercicio de los derechos y libertades públicas y para asegurar que los habitantes de Colombia convivan en paz” y sus principios son la vida, la dignidad, la coherencia y equidad, y la excelencia.

En teoría los policías están para servir y proteger a los ciudadanos, para ayudar en un país con innumerables problemas sociales como Colombia. Tanto así que, ante la injusticia del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán (en 1948), la policía de Bogotá se rebeló y se puso de parte del clamor popular, razón por la que fue disuelta y luego refundada por el gobierno conservador de Laureano Gómez.

El Esmad fue creado en 1999, durante el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002), un presidente tan o más pusilánime que el actual, en cuyo gobierno aumentaron las masacres de paramilitares, los asesinatos de líderes sociales y el desplazamiento forzado de campesinos que encontraría su pico en su sucesor, Álvaro Uribe (2002-2010 y 2018- ¿?). A esas políticas de guerra y muerte obedece el Esmad, un grupo que debería estar disuelto en tiempos de paz.

No se trata de deslegitimar o estigmatizar a la Policía Nacional, meterlos a todos en el mismo saco y decir “todos los policías son malos”. No, estoy seguro de que en Colombia hay miles de policías buenos, pero no están cumpliendo con su deber de capturar a los malos. Hay mucho silencio en las filas de la policía ante las atrocidades que miembros de la institución cometen contra la ciudadanía que juraron proteger.

El gobierno de Colombia está atentando contra la ciudanía. La policía, como organismo de naturaleza civil fundado en cuatro principios éticos claros, está llamada a dar ejemplo, incluso en lo que a la desobediencia civil se refiere. Si el gobierno y la línea de mando lleva a que los “policías malos” abusen de los ciudadanos, los “policías buenos” están llamados a desobedecer a ese gobierno y esa línea de mando. ¿Dónde están los policías buenos en Colombia?

Adenda: ¿Quién va a hacerse responsable del homicidio de Dilan Cruz? El pueblo no quiere la cabeza del gatillero, quiere a los cobardes de saco y corbata que le dieron órdenes criminales para cumplir.

#DesmonteDelESMAD #DuqueResponda #ADilanLoMatoElEstado

Compartir

Quiero saber tu opinión. Escribe unas líneas: