Pandemia: tercera parte

«Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro» (A. Camus en La Peste). De modo que en esta entrega será mejor hablar claro y subestimar las entendederas de quien se acerque a leer estas letras.

El virus es una realidad

El Covid-19 existe. Su principal característica es la facilidad con la que se “prende”. Por eso es importante no salir de casa. Salga a cosas realmente necesarias (e.j. comprar comida en forma mesurada), absténgase de salir a estúpidas reuniones sociales, puede pasar un mes sin ver a la gente que acostumbra ver casi todos los días. Lávese bien las manos cuando vuelva a entrar a su casa, sin embargo, trate de autoimponerse el toque de queda.

Evite contagiarse y contagiar a los demás . El virus tiene muchas posibilidades de ser mortal en personas mayores de 70 años, pero eso no quiere decir que no lleve a la muerte a jóvenes fumadores o asmáticos, a niños con malos bronquios, a adultos con problemas cardiacos, a todo el que haya estado lidiando con una horrible enfermedad desde siempre. Por eso el aislamiento es importante.

Sentido común

Insisto en esto: deje de pensar que usted y sus deseos son el centro del universo. El planeta seguirá girando si usted no sale de la casa, pero si sale seguirá girando con usted contagiándose o contagiando a los demás. ¡No salga de la casa a menos que sea necesario, así se aburra o crea que los demás necesitan ver su hermosa carita!

Si usted llegó al país, proveniente de España, Italia o China en el último mes, en las últimas semanas… No salga más, que si importó el virus, ya lo repartió bastante. No lo reparta más, ¿vale? Quédese en casa y hágale saber a todas las personas que frecuenta que deberían hacer lo mismo. Vale para cualquiera que haya hecho escala en Frankfurt donde se reúnen Asia y Europa.

Absténgase de ir a ceremonias religiosas, hasta yo que no soy religioso sé que todas las “misas” son la repetición de la repetidera de pasajes bíblicos. Créame que puede pasar tres meses sin ir a misa y su dios le va a perdonar. Si todavía su pastor llama a reunirse en templos es porque solo quiere sacarles dinero, tenga eso claro…

No salga a trotar o a montar en bicicleta y escupir por toda la ciudad. Tampoco vaya al gimnasio, queremos que esté con vida así tenga unos kilos de más. Aprenda a hacer yoga en casa, aprenda a meditar.

Ahora bien, un hombre promedio va diariamente al baño, para ello necesita un rollo de papel higiénico que dura cuarenta y cinco días, aproximadamente. De modo que una familia de cuatro necesita seis rollos para los próximos tres meses… Déjele papel a los demás, no se comporte como un maldito bastardo. De igual forma solo necesitan un frasco de jabón de manos y uno de antibacterial, porque la idea es que no salgan de la casa.

Siga las recomendaciones, tome muchas aguas aromáticas, tinto, después de los 28 grados Celsius (en teoría) el virus se muere… Quémelo en la garganta. También lo mata el ácido estomacal, pero todavía estamos lejos de aprender a regurgitar nuestros ácidos para escupirlos en las manos cuando nos saludamos.

No estamos solos

En el caso colombiano, tenemos uno de los gobiernos más incapaces para afrontar un problema real como una pandemia. Nuestros políticos están más pendientes de ver qué se roban y a qué testigos en su contra matan mientras la ciudadanía se preocupa por el coronavirus. El presidente Duque es un completo imbécil rodeado de gente igual de bruta o simplemente perversa.

El COVID-19 parece diseñado para ponernos a prueba como especie: este es un virus que se erradica con empatía, con solidaridad, pensando en el prójimo (eso que repiten tanto en las misas pero que casi nunca aplican en sus vidas).

Siga estos pasos: cierre los ojos, inhale, exhale, repita después de mí: “No soy el centro del universo, al universo le importa un pito quién soy yo”.

Inhale, exhale, repita después de mí: “Mi vida no ‘vale más’ que otra vida humana, tampoco la de mis hijos, tampoco la de mis padres”, valemos como especie, como conjunto.

Inhale, exhale, repita después de mí: “En este caso debo escuchar más a los médicos, a los científicos… y menos a mi vecino medio hippie que se la pasa fumando marihuana y comiendo semillas de sésamo, menos a los curas o a los pastores”, es en serio.

Por favor, maduremos un poquito.

Ya para cerrar

No es la primera pandemia, pero sí estamos muy lejos de las sociedades que se enfrentaron a la gripe española, la viruela o la peste bubónica, la prueba de ello es que leer un regaño lo hace sentir mal, ofendido, y quiere desquitarse conmigo a nivel personal; pero no se preocupe tanto por eso, que todas las gripas que me han dado en la vida terminan en bronquitis y nebulizaciones, si me da coronavirus de pronto su dios se venga de mí por usted, o el del coronavirus, por haberle subestimado.

Por último, inhale, sostenga diez segundos, si se ahoga o tose de forma incontrolable, es posible que deba ir a Urgencias, esa tos a la que no le prestó atención puede ser COVID-19. Cuando vaya, use un tapabocas y trate de no contagiar a nadie. Espero de corazón que salga bien librado de este impase.

Adenda: una vez controlado el virus tendremos que lidiar con las consecuencias de la crisis económica que se ha ido gestando en las últimas semanas. ¿Qué tan preparados estamos para afrontar los retos del mundo real? Más allá de los divertidos memes, digo…

Compartir

Quiero saber tu opinión. Escribe unas líneas: