Irse a ver ballenas

Foto: cortesía www.expediciontribuga.com

Desde el 22 de noviembre y hasta el 6 de diciembre, puede verse de forma gratuita el documental “Expedición Tribugá”. Para acceder a él puede ir a esta página: www.expediciontribuga.com

1

Colombia está ubicada en la esquina noroccidental de América del Sur. Una posición privilegiada en el tráfico marítimo transatlántico, para conectarse con África y Europa, con sus vecinos caribeños de las Antillas, Centroamérica y Estados Unidos (no han faltado los arribistas que se refieren a Barranquilla como “el sur de Miami”). De igual forma, pero con una paleta de colores distinta, Colombia tiene 2.188km de línea costera sobre el Océano Pacífico (para poblaciones como Juradó, Buenaventura, Nuquí o Guapi, los arribistas no se refieren de ninguna forma en particular).

Los dos océanos, las maravillas de tierra adentro como la selva amazónica, las fuentes hídricas de los páramos en la tricordillera de Los Andes, entre otras, hacen de Colombia un país rico en flora y fauna, en minerales codiciados por la humanidad, y uno de los cinco países con mayor biodiversidad en el planeta. Para desgracia de Colombia y el resto del mundo, los que más aprovechan las líneas costeras y la riqueza de Colombia son las multinacionales extranjeras y los narcotraficantes.

2

En Tribugá, nos explica el documental, el ecosistema se encuentra en equilibrio, especies de ranas, peces, monos, insectos, ballenas y, lo más extraño, humanos, han aprendido a alimentarse, a pasar el tiempo, a procrear, a convivir, sin alterar o destruirlo todo. A diferencia del resto del país, en lo que a la naturaleza se refiere, Tribugá está en paz.

Por supuesto, al interior del Estado colombiano, se ha ido adelantando un proyecto para construir allí un puerto marítimo, todo orquestado por los perversos de siempre: banqueros, inversionistas extranjeros, mineros, políticos avaros, gente sin madre, con cero empatía por el resto de la humanidad o cualquier ser vivo… gente sin eso que en la antigüedad se llamaba “alma”.

Foto: cortesía www.expediciontribuga.com

Basta con ver las imágenes para entender el verdadero tesoro que ese punto de la geografía significa para la vida. Es todo lo que hemos perdido por años de capitalismo absurdo, de estar inmersos en un sistema que no funciona pero que como grupo nos hemos empeñado en justificar y reforzar. En Tribugá la vida se manifiesta como es, caótica y hermosa, colorida y salvaje, tratando de mantener el equilibrio de la vida y la muerte.

Desde los insectos hasta las ballenas jorobadas dan un espectáculo que desborda los sentidos. Precisamente serían estas últimas, que continúan en peligro de extinción, las más afectadas por la construcción de un puerto en el golfo de Tribugá, incapaces de comunicarse, tendrán que mudarse a otro sitio, en un planeta donde los humanos cada vez dejan menos sitio para la vida animal.

3

El propósito de esta nota es netamente comunicativo: existe un grupo de científicos que exploró la zona de Tribugá, que además estaba acompañado de un equipo de realizadores que documentó en video (HD, 4K, full color, como le gusta) todo el viaje exploratorio. Esas imágenes las editaron y montaron en un video documental y lo colgaron en www.expediciontribuga.com. Como a usted le gusta poco meterse la mano al bolsillo, lo están proyectando gratis hasta el 6 de diciembre de 2020.

Por favor, regálese esos 54 minutos para que se entere de que en Colombia existe un sitio casi virgen que se llama Tribugá, donde las comunidades indígenas y afrodescendientes han convivido con la flora y fauna. A ver si por lo menos lo mueven la indignación o la tristeza; quieren llevar a ese paisaje lo que acostumbran llevar consigo los humanos financistas: concreto, acero, basura, gases tóxicos y el total menosprecio por la vida.

Una última cosa: nos quedan las iniciativas ciudadanas para impedir el desastre ambiental. Si usted quiere sumarse al intento por salvar el golfo, puede hacerlo desde aquí: SalvemosTribugá

Foto: cortesía www.expediciontribuga.com

Nota para colombianos y colombianas:

En las pasadas elecciones presidenciales y de Congreso, unas supuestas “mayorías” sentaron en la silla a un inepto, y llenaron Cámara y Senado de buitres y harpías. Es precisamente en esas corporaciones donde se impiden o aprueban los proyectos que atentan contra el medio ambiente en un país.

Un poquito de conciencia a la hora de votar, da mucha rabia que los políticos quieran “irse a ver ballenas” cuando pierden una elección, en lugar de hacer algo para salvarlas…

#NoAlPuertoDeTribuga #SaveChoco #Colombia

Compartir

Quiero saber tu opinión. Escribe unas líneas: